Tal vez hacer fila en H&M no te hace estúpido, pero sí un comprador irresponsable

Fotos via Pinterest

Hoy me encontré con este artículo "Yo también hice fila para H&M y no soy estúpida ni “wannabe” y quise aprovechar la oportunidad, para invitar a la persona que lo escribió y a todos los que pueden estar pensando como ella, a despertar. A todos ustedes, que aún no son conscientes de lo que significa hacer una fila de 4 horas en una tienda de H&M.

Estimada Luz, creo que comprar en H&M no te hace tonta pero sí una compradora irresponsable... Y aunque no lo creas, también un poco Wanna be. ¿Sabes de dónde viene la ropa que hace H&M? ¿Sabes cuáles son las condiciones de las personas que la fabrican? ¿Sabes por qué son tan accesibles y baratas? Asumiré que no lo sabes porque si lo supieras, no tendría ningún sentido lo que acabo de leer en tu columna. Pues cuando compras, apoyas todo lo que hay detrás de las marcas que consumes. Y como todo en esta vida, la ropa tiene un costo, uno que muchos como tu hasta el momento parecen ignorar, uno que no se mide en pesos, pero sí en vidas. ¿De qué te sirve tener una prenda de Alexander Wang en un closet lleno de tortura, explotación de seres humanos y mal uso de nuestros recursos naturales?

Ahora, entiendo perfectamente que mueras por una pieza de Alexander Wang, pero debes saber que, lo que tienes en tus manos en este momento, es una vil copia, hecha de pura esclavitud, no un verdadero Alexander Wang. Sería increíble que así como hiciste esa fila de 4 horas para entrar a H&M, dieras lo que fuera por tener una prenda de un diseñador colombiano, que no es mi intención comparar con el increíble Alexander Wang, pero que necesita mucho más tu apoyo. Perdóname pero, este pensamiento si es bastante Wanna be y preferir cantidad en lugar de calidad (bajo la excusa de que no tienes cómo comprarlo), aún más. Pues, si se tratara de una cuestión de estilo personal o amor por la moda, estoy segura que darías otro tipo de oportunidades.

Dices que la historia de la industria de nuestro país no ha llevado a acudir a estas marcas frente a la falta de oferta, blah, blah, blah. Bueno, hoy la historia de nuestra país es otra y tiene un futuro brillante que se ve truncado cada vez más, por estos grandes retailers que llegan con precios con los cuales es imposible competir, y por compradores como tú, poco consientes de lo que significa cada decisión de compra. Y PEOR AÚN, con argumentos cojos como estos, difundidos por los medios cada día.

Espero que mi emoción para hablar de estos temas que me apasionan y las ideas que me gusta defender, no se confundan con ofensas y mala onda (Aunque acepto que me cuesta ser sutil, pero confío en que tienes una susceptibilidad difícil de herir, por el título de tu artículo) . Me tomé el trabajo de escribir esto, porque tienes ese tipo de mentalidad que me parece justo y necesario empezar a cambiar, por no decir, erradicar (Pues al final, todos tenemos derecho a pensar como queramos). Veo en ti un claro ejemplo de lo que puede pensar el consumidor promedio que aún no entiende su poder y rol como consumidor. Y es ahí cuando siento que parte de mi misión, implica ayudar a otros a caer encuentra de lo que está en juego.

Esto no es más que una invitación a que te informes, en el blog de True Love & Poems (Una tienda online sin pretensiones y llena de diseño y moda local, que promueve hábitos de consumo más responsables de moda entre los colombianos y que creé junto a @LaRubiaInmoral, en nuestro afán por encontrar alternativas de moda más sostenibles). Ahí encontrarás una pequeña introducción a la problemática, pues nos tomamos el trabajo de hacer una especie de workshop online para personas que no saben de qué se trata la moda sostenible. Una iniciativa creada por dos ex compradoras irresponsables. Pues, como tú, yo alguna vez también me comí el cuento de las colaboraciones entre Fast Fashion Retailers y diseñadores, también compraba todos los fines de semana (Aunque jamás me dio el fanatismo para hacer una fila de 4 horas), yo también me sentía muy cool "Llevando las últimas tendencias". Pero debes saber que todo es una excusa para que no pares de comprar. Comprar y tirar. ¿Sabías que en promedio una prenda es usada solo 4 veces? Sí, el panorama es cada vez más triste, pero lo positivo aquí es que nunca es tarde para cambiarnos el chip, nunca es tarde para hacer un cambio en nuestro estilo de vida. Ana María (Mi socia) y yo, somos una gran prueba de ello.

Es momento de entender que el estilo, no tiene nada que ver con imitar a los Europeos o a los gringos, así que para mi, poco o nada tiene que ver el hecho de que nos tocará ir a San Andrés para conseguir ropa...que un verdadero amante de la moda, no compra por comprar, que un verdadero fashionista valora lo auténtico. Y no es muy auténtico algo producido en series y volúmenes alarmantes. Pero sobre todo, es hora de entender que el mundo no va a aguantar por mucho tiempo los nuevos modelos de consumo que propone la industria y que quizás sea por eso tan indignante para muchos que hayas hecho una fila de 4 horas. También te invito a que uses tu voz y tu espacio editorial para darle una mano a los diseñadores locales, en lugar de hacerle más eco a H&M, que ya contó con todo un despliegue de bloggers e influenciadores posando orgullosos en sus escaleras, sintiéndose muy "plays". Te invito a que te pases por la sección de moda local de True Love & Poems a la que poco a poco se suman más diseñadores emergentes y te darás cuenta, que tener algo de KITTEN, por ejemplo, puede llegar a ser más honorable de vestir, que un "Alexander Wang". Uno bien fake.

@MariaCometa


© El Baño Rosado
Maira Gall