El amor duele de 10 formas diferentes


El amor no correspondido duele.
Como cuando se entra agua por la nariz después de que una ola te revuelca.

Superar el amor no correspondido duele igual, por el simple hecho de haber sobrevivido.
Después de todo, nadie amaba de aquí a la luna, ida y regreso.

Enamorarse de uno mismo también duele.
Pues nunca nadie te querrá en esa medida, ni con tanta locura.
Nunca nadie sabrá cuántas lágrimas te costó llegar a ser quien eres, ni lo valiente que eres por ser único.
Eres un tesoro perdido en medio del mar.
Y a nadie le importa encontrarte.

Buscar el amor duele mucho. Tanto, que cada tres días encuentras uno nuevo.
Te sientes invisible y al mismo tiempo más real que nunca.

Reconocer que el amor es un sentimiento y no una persona, duele.
Igual que los ojos cuando no duermen.
El sentimiento que no puede ser, duele en silencio.

Entender que no es posible encontrar el amor cuando lo buscas sí que duele.
Duele tanto, que quisieras que el amor de verdad fuera una persona y no un sentimiento.
Al menos así, la búsqueda tendría algo de sentido.

Esperar por el amor también duele.
Se le te olvida que existe y al mismo tiempo lo sueñas.

Vivir feliz aún sin encontrar el amor, irónicamente duele de verdad.
No se puede creer en el amor sin sentir que lo necesitas para morir en paz.
Auto-traición.

encontrar el amor también tiene que doler.
Las posibilidades de encontrarlo son tan mínimas, que cuando lo encuentras te asustas.

Y enamorarse duele por allá en el fondo, porque es inevitable.
Aquí me tienes, con tremendo susto.
Todavía no te conozco y ya siento que me dueles.


@MariaCometa


FOLLOW US!
Instagram: @MariaCometa - @ElBanoRosado
Facebook: /ElBañoRosado

AND CLIC TO JOIN OUR GANG...
  



© El Baño Rosado
Maira Gall