Lo que me enamora de Andrés

Andrés


Me enamora que me mire como si acabara de descubrir América y que a pesar de su naturaleza masculina, note que tengo un par de pestañas que podrían escampar de la lluvia a toda la población de China. Me enamora la paciencia con la que espera que me pruebe todo el closet y creo ciegamente en la sinceridad de sus palabras cada vez que me dice: “Hoy estás divina” aunque aparentemente sea algo de rutina. 

Me encanta ser la princesa que vive en este castillo imaginario, que construye cada día a punta de mis caprichos. Me enamora que su voz sea mi despertador cada mañana y que sus brazos sean el lugar más seguro del mundo después de La Casa Blanca. 

Me enamora que hable de mí como si fuera el último Panda del planeta y me fascina que me ignore mientras está jugando el Barcelona. Me enamora que cumpla las reglas básicas de cortesía en el chat y que fume Marlboro cuando está conmigo. Me enamora verlo hacer lo que lo apasiona, sobre todo por lo sexy que se ve con el estetoscopio alrededor del cuello. Me enamora que pague la cuenta, porque sé que es su forma de decir que me regalaría este mundo y el otro.

Me enamoran sus ojos verdes, su nariz perfecta, la simetría de su sonrisa, el tono dorado que toma su pelo cuando le pega el sol y su metro ochenta. Me enamora que sepa escogerme el regalo perfecto, que siempre tenga Certs en los bolsillos y que vayamos siempre agarrados de la mano.

Somos naturalmente egoístas. Buscamos siempre complacernos a nosotros mismos y defendemos soberanamente nuestros intereses personales, por eso me enamora tanto que traspases la frontera y que violes mi soberanía. Me enloquece que lleves mi sonrisa de bandera. Me enamora que hayas afirmado: “Quiero ser tu novio” y que los dos seamos una potencia mundial.

3 comentarios

  1. Veo que la foto del chico es la misma que la de un post anterior. Veo que tu verdadera historia de amor y drama, o la que al menos yo concibo que es, llegó a su fin, es una lástima para todas las personas que creemos en el amor y en el desenvolvimiento de este, es triste ver como alguien tan joven como tu desperdicia el amor que tiene para dar en una etapa de inocencia. Este es un lindo baño, pues cumple su función de limpiarte tus miedos y aflicciones y de expulsar tus impurezas. Pero debo decir y admitir que me voy desconcertada de este baño, creo que dejas vencerte de tus miedos, nunca olvides que el amor no es algo pasajero, amor amor solo hay uno. Que no se haga tarde cuando mires para atrás y entiendas que la banalidad está en la mayoría de las personas y tu con la forma artística de ver el mundo que logro percibir en este blog, no debes conformarte sino con alguien tan sensible ante estos temas como tu. No te dejes guiar por la belleza física, ahí no encontrarás lo que estás buscando. Busca paz, no fiestas pero sobre todo busca en tu corazón a su verdadero dueño. Puedes ser tu quien se autoengaña por simple miedo. Algún día volveré a este baño y espero encontrarme con la gran verdad detrás de todas estas patrañas, uno no puede engañar el corazón. ;) ;) ;) Soy psicóloga con estudios en grafología digital.
    María Eugenia Pantoja
    Universidad P.Bolivariana de Medellín

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, María Eugenia.
      Gracias por tu interés en el blog. Es para mi muy valiosa la forma en como además de dar tu opinión que será siempre bienvenida, compartes algo desde tu experiencia personal. Lamento haberte decepcionado por haber seguido adelante. Finalmente entendí que el amor necesita más amor que perdón y que mucha veces, esta donde menos lo imaginamos, puro, sencillo e inevitable. En mi caso, en una fiesta, en una mirada que ya había cruzado antes y que de repente se me robo el corazón, como nunca antes. Me alegra que en tu caso, hayas encontrado tu amor, o que hayas regresado a él, puedes decir con certeza que

      Eliminar
    2. Es tuyo, que esperó por ti y que eran el uno para el otro.
      Un abrazo,
      María.

      Eliminar

We care about what you think, tell us:

© El Baño Rosado
Maira Gall