“La vida es así”.

Ph. via Pinterest.

A lo corto de mis años,entre mis miedos han estado : Las discotecas vacías, los hospitales, las moscas sobre el borde del vaso, las iglesias, las amigas envidiosas, la gordura, los alimentos vencidos, el anonimato, la muerte de un cercano y desde los nueve, las escaleras eléctricas, debido a este accidente estúpido que tuve. 

El miedo, a mi parecer, es la sensación de pánico y desconcierto frente a lo que no conocemos. Supongo que es por esta creencia, que me senté en ese rincón a temblar de angustia porque ya no estabas, ni estarás. Por tres minutos me visualicé en la fila del cine sin ti, fue horrible. Bienvenida sea tu ausencia a mi lista de los miedos.

En la parte aburrida de la montaña rusa, no hacía otra cosa más que recordarte y te extrañé hasta el cansancio, te extraño; pero en una escena de esas, me quedé concentrada en tus subtítulos, “La vida es así”. Pareciera que me preparabas para lo peor, como si fuera parte del plan.Siempre me negué a darte la razón. 

Finalmente estoy de acuerdo,ahora sé que “La vida es así”, a veces rockea, a veces es como un pan sin mantequilla, que toca comérselo solo, porque no hay más opción si la nevera está vacía. Este final tan triste, claramente no es nada fuera de lo común, la calle está llena de historias de mierda, pero es lo suficiente difícil y nuevo para mí; tanto, que me obligo a asumir el reto, a seguir “como si nada”, porque es así como todo pasa, nunca nada ni nadie, será lo suficientemente importante para detener el mundo. Ignorando el miedo, es así como pasamos la página.
© El Baño Rosado
Maira Gall