¿Dónde están las respuestas?


¿Cómo es que somos capaces de pensar una y otra vez, que la próxima , va a ser mejor, que no terminará mal? ¿Es posible auto engañarse de semejante manera? ¿Soy masoquista? ¿Puedo hacer algo para sentirme mejor? ¿Pude haberlo hecho mejor? ¿Es mi culpa? ¿Es tu culpa?¿No es culpa de nadie? ¿Qué pasó? ¿En qué momento pasó? ¿Es demasiado tarde? ¿Me quiere? ¿No me quiere? ¿Nunca me quiso? ¿Seremos extraños? ¿Seremos amigos? ¿Somos capaces de ser amigos? ¿Terminó? Y ahora, la pregunta más difícil: ¿Cómo olvido?
© El Baño Rosado
Maira Gall