- Mucho gusto, Emilia - El gusto es mío, El amor.



A Emilia la conocí mojada. Si, llevaba puesto un vestido de leopardo empapado en lágrimas que ella misma había derramado de la risa. Con un aliento a whiskey, por cortesía de papá Noel, me miraba y me decía sin la más mínima preocupación:
- Nos van a matar cuando lleguemos a la casa.

Algo tenían la navidad, los veranos y los viajes a la playa, que no eran lo mismo sin ella y sus uñas mordidas.

Digo que la conocí ese día porque a pesar de conocerla desde que era niña, verla ahí, sentada, un 25 de diciembre, justo a esa hora en la que el día está oficialmente dividido en dos, justo en ese momento, después de verla reír, llorar y enfurecer tantas veces, juré hacer todo lo posible por contar con su complicidad todos los días o por lo menos cada noche del viernes.

Si la describiera con detalles, creo que cualquier hombre caería rendido a sus pies debajo de su metro ochenta de estatura, le sobaría el pelo como le gusta, le recitaría poemas que a ella poco le importan y diría la misma frase que todos dicen en el instante en que la ven: “ Tu amiga, la flaca, me encanta.”

Amiga no es precisamente el título que ella tiene en mi lista de personas favoritas, creo que amigas, si las tengo, son pocas, considero a las “amigas” como una especie en vía de extinción, en cambio Emilia, es como un atardecer de muchísimos colores, imponente, divertida, simple y fácil de admirar, por eso nunca quise llamarla “amiga”, era muy poca cosa para ella.

No tuvo grandes amores, hasta que el verdadero un día tocó a su puerta y se la llevó.

Se la llevó a un lugar mejor, lejos de mí, pero mejor, lejos de nuestras hazañas, pero mejor, lejos de nuestros cigarrillos en pijama, pero mejor, se la llevó en el día y en la noche perfecta. Se la llevó lejos de mí, pero no me la quitó, aún la recuerdo cada vez que me subo en mis tacones. Fue como si tomara sus maletas y la ayudara a abordar un tren con destino a un país desconocido para ella dónde yo no tenía jurisdicción.

Olvide desearle unas felices vacaciones y hoy no sé dónde está, qué hace, como la tratan sus días, cual es su color preferido, qué quiere ser cuando grande, si necesita ayuda o consejos, no sé nada de ella ni ella sabe nada de mí, sólo espero que recuerde que alguna vez juramos amistad eterna y que para el día que regrese de su viaje con su vestido de leopardo bañado en lágrimas de tristeza o felicidad, yo la estaré esperando en la misma estación de tren con una botella de Whiskey y un letrero que diga: “Nos van a matar cuando lleguemos a la casa” .

9 comentarios

  1. Magnífico, cada vez que te leo me doy cuenta de que tu palabras son mas radiantes que las de ayer.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta porque en cada palabra se lee sinceridad... Eso es bueno. Finalmente logras abrirte y expresar quién realmente eres de una manera indirecta pero certera... ;)

    ResponderEliminar
  3. Si me pidieran una palabra para describir lo que escribes les contestaria GENIAL, o en nuestro vocabulario; ES CHINGONA

    ResponderEliminar
  4. me gusta mucho, alfin encontraste tu manera de expresarte, mas alla de maria cometa y de jimedelespaco

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. que lindo es que le escriban con el corazón a esa persona que uno nunca le dice ni gracias pero sabe que siempre esta ahí.gracias

    ResponderEliminar
  7. Me encanta que sepas lo que significa una verdadera amistad,que no importa lo que pase o quién pase,siempre vas a estar para Emilia.Mom

    ResponderEliminar
  8. Creo que la única que no lo entendió fué Emilia.

    ResponderEliminar

We care about what you think, tell us:

© El Baño Rosado
Maira Gall